No pudo ser de otra manera




Posted by Picasa




Posted by Picasa
Las mías sin aroma

``Tú que hueles la flor de la bella palabra
acaso no comprendas las mías sin aroma."
José Hierro


No son palabras sino arenas secas
del desierto de tiempo en que consisto,
agua alegre que pudre la clepsidra
triste de la esperanza que no tengo
y aire negro que envuelve lo que soy,
sólo voz -mi sentido más oculto-,
la que clama rogando una verdad
que sostenga a la imagen que presiento.

No son palabras sino espinas secas
lindando la sutil orilla azul
de un poema; frontera que separa
jirones de gemidos -mis silencios
y gritos más profundos- que derramo
en papeles mojados con tristeza.

No son palabras sino puertas que abren
estancias hacia dentro de sí mismas
descubriendo la luz que de mí escapa;
y canceles que encierran, entre herrajes
forjados con mi tiempo en esta fragua
que lentamente enciendo en mi conciencia,
humildes pensamientos ya gastados
por mi mano apagada y disidente.

No son palabras sino rosas muertas,
rosas que ya no huelen. Pero rosas.

Carlos de Tejada

Retratos de la claridad




Posted by Picasa

Retratos de frescura




Posted by Picasa

No quiero ser retrato; prefiero ser color




Posted by Picasa




Posted by Picasa



Coda

Para ti no tendré secreto alguno.
Canto con lo que tengo: azul mi voz,
acento de ceniza y son antiguo.
Desde este mar anciano escribo lleno
de edad que da licencia a mi mirada,
siempre cautiva al suelo que no veo,
para ser enturbiada con las lágrimas
que no me quedan, voluntariamente,
sin yo quererlo, y que de tanto tiempo
como llevo perdido abajo, siempre
viendo los pies que me andan, miro adentro.
Allí sí veo el tiempo regresado
que aquí te traigo envuelto en la tristeza
de papeles vacíos de palabras,
de los verbos que soy; tiempo invertido
del que extraigo sosiego y calma trémula.
Tan sólo un adjetivo no encontrado
(mi perpetua condena) me define
y que obstinado busco en mí; perdido
en un mar de metáforas indago
y todo es para nada. Todo arena
que cae de entre mis manos. Lento me hundo
sin remedio en el miedo que me abriga,
en la certeza rota por las voces
con las que cubro y tapo incertidumbres.
Sólo queda mi aliento usado, aquí,
enredado en los versos que te entrego
por si sirvieran de algo. Mientras, sigo
buscando, mareando. Tan perdido.

Carlos de Tejada



Posted by Picasa

Azul como una idea




Posted by Picasa

Casi todos los azules




El mar como pretexto
Para saber quién soy, vuelvo a ti, mar,
al rumor de tus olas que apacigua
el conticinio del que tanto temo
su silencio sutil y disidente.

Para saber quién soy, a ti regreso
buscando en tu agua lágrimas remotas
del hombre que en mí habita y desconozco,
cuyo llanto me turba y no comprendo.

Y es que tú, mar, con tu vaivén sonoro
y acompasado, brindas con tu música
el sustento que le hace florecer

como una rosa en medio del invierno
triste que soy; y me ayuda, con palabras,
a vestir con mi voz su llanto humilde.

Carlos de Tejada

Posted by Picasa

Para cuando cae el sol






Posted by Picasa