Miyó Vestrini y Enfero Carulo





Los paredones de primavera

No enseñaré a mi hijo a trabajar la tierra
ni a oler la espiga
ni a cantar himnos.
Sabrá que no hay arroyos cristalinos
ni agua clara que beber.
Su mundo será de aguaceros infernales
y planicies oscuras.

De gritos y gemidos.
de sequedad en los ojos y la garganta.
de martirizados cuerpos que ya no podrán verlo ni oírlo.
Sabrá que no es bueno oír las voces de quienes exaltan el color del cielo.

Lo llevaré a Hiroshima. A Seveso. A Dachau.
Su piel caerá pedazo a pedazo frente al horror
y escuchará con pena el pájaro que canta,

la risa de los soldados
los escuadrones de la muerte
los paredones en primavera.

Tendrá la memoria que no tuvimos
y creerá en la violencia
de los que no creen en nada.

De Todos los poemas, Monteávila Editores,1994

Imagen de Enfero Carulo

¿Felices Fiestas?

CRUZAR AL LADO OSCURO






No sólo te inventé, también te quise
volando por tu piel como un insecto;
yo era un muro capaz de violentarte
y así lo demostrabas, con desprecio.

Desde un beso pasaste hasta el hastío
y el hastío tornado en delirante
sistema de matar, te volvió loco.

Mataste nuestra historia, nuestros nombres,
nuestro modo de hacer mieles, pasiones,
cruzaste al lado oscuro sin aviso
sembrado de odio y rabia permanente.

Como un triste asesino te movías
en razones absurdas inventadas…
la víctima primera eras tú mismo,
malherido ante el cambio de tu centro.

La catarsis cerró tu antigua vida
y la mía, creyéndote importante.
En esta confusión te di mi aliento
errando, pues segaste mi existencia.



Poema e imagen de Enfero Carulo

A todas esas mujeres que han sufrido abandono, insultos, crímenes, violencia..., porque todos tenemos la obligación de dejar constancia de nuestro tiempo y de alzar la voz para denunciar la injusticia.