Ponte peluca





POEMA DE LAS COSAS

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tú sepas quién,
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán,
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se están yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tú prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín,
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.


Jose Ángel Buesa



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta. Llena de ritmo, todo un aprendizaje sobre las cosas...que están. Leerlo rapido...

Anónimo dijo...

a mi me encoge el alma, odio ser tan sensible

Enfero Carulo dijo...

Cosas, cosas que nos rodean, que nos hacen y nos inventan. Intangibles como el ritmo, pero bien evidentes.

Gracias por tu huella

Enfero Carulo dijo...

Anónimo, que el alma se encoja lo que haga falta, que eso es vivir y no tenerla insensible como una rueda de caucho ¿no te parece?

Besos y gracias por tu paso