Concha García y Enfero Carulo





Imagen de Enfero Carulo
Poema de Concha García



Parte primera

1. El reposo


Es suficiente. Acaso se baste a sí misma
para luego parpadear. No la auguréis
de leve y poco mordaz, es una isla
de altivez escondida, un lloro breve.
La sabiduría del cabizbajo la tiene, empieza
tratados esculpiendo la letra y no ama
con destino, su amor es una sucesión
de sensaciones acunadas en un sueño
que preconiza.

1990
* * *
Parte segunda  ( La dicha no es alegre )

1. Dicha

Tengo todo el instante resumido en un libro
y me abro de piernas para mentir:
la vida es un puzzle, preparo el potingue
de delicioso residuo y me congratulo con dios
muchas veces. Todas. A lo mejor me voy
poco espantada. La veterana de largo sentido
es un poco triste, le acongoja el desdén
la repulsa, el desprecio, la desdicha.
Nacida para ser pronunciada mientras se arde
con la figura tiritante, a lo largo de otros
brazos, a lo largo de ellos sólo.


2. El recuerdo

Una pena repta por su ombligo. Ayer
ayer me dijo oblicuamente amor mío y
hoy, hoy tengo que ser áspera con la memoria,
enlazar las manos con ansiedad, tomar cafés,
hacerme cueva o nimiedad.

1990
* * *

Parte tercera ( La mística del vaivén )

1. Te lo ruego

Me encontré tan menuda, tan
encogida, ovillada en eso
que la taquicardia auguró.
Doce o trece horas de amor desmedido
maldita sea hoy, cómo avanzaba
la sabandija entre mi letargo
haciéndome diminuta
el tiempo crecía. Me puso las manos
encima y me queda
ese temblor.


2. Recuelo

Huir. Un vaso roto. Esquivar
al amigo de la yerba, los platos
de coñac, regalos, orfebrería
en baúles, tenazas de hierro
abundantes misivas, amontonar
largos caminos, ser la sed
en las rayas del labio, nótese
una humareda a lo lejos, una
impenetrable andariega.

1990


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Más sorprendido aún con las cosas que haces con tu cámara y con tus manos. Eres un desperdicio en el sentido de que (al menos yo te tengo así) deberías estar en el altar de los genios (que para mí, desde el primer día que te conoicí, ya lo estás...pero mi opinión no vale nada). Magnífica la composición que presentas, acompañada de un buen poema.

P.D.
Un día que tenga tiempo te explicaré una forma de firmar tus fotos sin que se vea tu nombre, y que legalmente respeta tus derechos de autor. Hay algoritmos facilísimos en criptografía que, aplicados a una foto, intrínsecamente añade tu firma (hasta una foto tuya si quieres...lo que quieras puedes añadir) sin ser mostrada en la obra, pero demostraría que esa obra es tuya pues sólo tú conocerías la clave para leer la firma (clave basada en números primos, o sea, hoy en día imposible de descifrar....dentro de mil años tal vez).

Un beso tan enorme como lo que presentas aquí.

Enfero Carulo dijo...

Explícamelo, anda... aprender no ocupa lugar.
Gracias niño, me ruborizas.
Muá